Pedro Aparicio: «De Extremadura me quedo con su gente»

¿Qué significa para ti ser un emigrante extremeño en Madrid?

Significa bastante, cuando llegué a Madrid comencé a sentir la necesidad de interesarme por el futuro de mi tierra, de mis familiares y amigos que se quedaron allí, esta preocupación me llevó a rodearme de personas que tenían los mismos sentimientos por nuestra tierra y de ahí nace la necesidad de asociarse y luchar por los intereses de Extremadura, principalmente educativos, culturales y económicos.

Hace más de cuarenta años que emigré de Extremadura, ya he echado raíces fuera de ella, no me siento emigrante en Getafe, la cercanía con mi tierra y los constantes desplazamientos impiden que la eche de menos. Pero no evita que piense en ella y que luche por mi tierra y mi gente.

-¿Por qué tuviste que emigrar de Extremadura?

Enfermé a los once años de asma, hecho que impidió desarrollar trabajos en el campo o de otra naturaleza que hubiera que realizar determinados esfuerzos. Eso desencadenó la posibilidad de estudiar fuera de mi pueblo.

Este hecho me llevó a trabajar en comercio durante siete años sin cobrar nada, simplemente mis padres querían que aprendiera un oficio que pudiera ser compatible con mi enfermedad. A los catorce años inicié un aprendizaje a través de la iglesia parroquial, donde había sido monaguillo.

Aprendí que la vida no siempre había sido igual que la estábamos viviendo en esos momentos y que esta realidad era cambiable por otra que ofrecía más posibilidades a la juventud. La presión de las autoridades sobre mi familia y sobre mí, me obligó a abandonar mi pueblo, con el supuesto dolor para mis padres, que conocían bien mi salud quebradiza.

-¿Te sientes arraigado a tu tierra?

Cuando emigré creció en mi un sentimiento de arraigo y de protección hacia mi tierra donde se quedaban solos mis padres sin ninguno de sus hijos. Después el arraigo se ha ido convirtiendo en un sentimiento hacia Extremadura y su gente, vivo una Extremadura más globalizada, más cercana, la democracia le ha dado las armas necesarias para defender sus intereses, la tecnología, ver y hablar con ella en el momento deseado.

Además, Madrid, y especialmente Getafe, nos han dado todas las facilidades para sentir y desarrollar Extremadura donde habito.


«Creo que los que tienen que valorar adecuadamente a Extremadura son sus propias gentes, conociéndola y estudiándola»

Pedro Aparicio

-¿Crees que se valora, como es debido, a Extremadura y su gente?

En el mundo globalizado donde vivimos Extremadura tiene que ser muy creativa y muy innovadora para que los medios de comunicación y los agentes sociales y económicos valoren adecuadamente nuestra Comunidad.

Quizás no sea por razones de desconocimiento, ni siquiera por no disponer de los medios necesarios para despertar una opinión positiva como ya la tiene su naturaleza medioambiental. Creo que un país donde las comunidades tienen una hegemonía importante, los que tienen que valorar adecuadamente a Extremadura son sus propias gentes, conociéndola y estudiándola.

-¿Crees que la despoblación de Extremadura se debe a una falta de oportunidades?

Creo que la propia densidad ya de por sí, en general, es una falta de oportunidades. Existen numerosos estudios sobre el origen del éxodo migratorio en nuestro país. Cuando hubo que generar las oportunidades, las oportunidades nos las ofrecieron en otros lugares y en otros países. El retorno esperado no respondió a las expectativas.

Hoy nos encontramos con numerosos pueblos que continúan sufriendo la sangría de la juventud, un hecho imparable a pesar de los medios e inversiones que realizan sus comunidades para evitar la despoblación. Todos los partidos políticos parecen que tienen la solución para acabar con la soledad de los pueblos. Pero debe ser muy difícil encajar en los presupuestos.

Aunque a ninguno nos gusta abandonar nuestro pueblo, nuestra familia, creo más en la unión de Don Benito y Villanueva y en la unión de los pueblos como unión de oportunidades y por ende habrá menos necesidad de emigrar y lógico crecimiento poblacional. Extremadura necesita inversiones urgentes que generen empleo. Si tenemos en cuenta que en los diez últimos años hemos perdido más de 50.000 personas. Dudo que las luchas que existen en contra de la despoblación no se politicen antes de tiempo y el regreso a una ganadería y agricultura extensiva es inviable económicamente.

-¿Cómo crees que se podría mejorar la situación de la despoblación que lleva sufriendo Extremadura durante tantas décadas?

Es difícil aventurarse a perfilar hechos que pudieran paliar la despoblación progresiva en Extremadura.

En mi opinión creo que Extremadura debe mantener una lucha grande para crear empleo. Esto supone formar profesionales teniendo en cuenta las demandas, promover parques empresariales en las grandes ciudades o zonas que estén bien comunicadas, parque de viviendas accesibles donde se instalen las empresas. Me imagino que todo se estará haciendo en la medida de lo posible. Hoy, creo, existe una agenda para el empleo donde puede cualquier persona encontrar trabajo en otra comunidad o en Europa, pero también los europeos y resto de españoles en nuestra Extremadura. Los impuestos también juegan grandes impedimentos. Existen comunidades que se pueden permitir el lujo de no tributar en algunos impuestos. La proximidad con Portugal puede ser uno de esos casos.

España sigue sufriendo el tener unos de los salarios más pobres de Europa y Extremadura aún más. Esta situación invita al desplazamiento a otras comunidades o países europeos.  Los extremeños siempre hemos sido muy creativos, optimistas y aventureros, a ver quién se atreve a decir que Extremadura no sea a partir de ahora la tierra deseada.


«En la Comunidad de Madrid ha llegado a haber cerca de 300.000 personas con origen extremeño»

Pedro Aparicio

-¿Qué sientes cuando escuchas hablar de Extremadura en Madrid?

Cuando es Extremadura la protagonista de la noticia y dependiendo si es para bien o todo lo contrario, puedo sentir alegría o dolor. Si hablan de nuestros paisajes siento alegría y si es del tren, injusticia y si es de nuestras familias, nostalgia. En la Comunidad de Madrid es habitual oír hablar de Extremadura, pues la población de origen extremeño ha llegado alcanzar cerca de las 300.000 personas, sin contar con la descendencia que no dejan de ser de origen extremeño. Estas circunstancias impiden que te sientas solo, es muy difícil que al cabo del día no hayas oído a alguna persona hablar bien de Extremadura. Entonces me siento feliz

-¿Qué papel tienes dentro de la Casa Regional de Extremadura en Getafe?

Después de tantos años dirigiendo la Casa de Extremadura, mi papel es bastante cotidiano, pero necesario para funcionar adecuadamente. El principal papel es coordinar los acuerdos de Juntas Directivas y de las Asambleas con los directivos, la realización de las actividades, los talleres y personal.

-¿Cuál es el trabajo de una Casa Regional?

La Casa Regional de Extremadura en Getafe (CREG) realiza un programa de actividades detalladas por áreas. Además, realiza otras actividades en colaboración con otras asociaciones y el propio Ayuntamiento de Getafe.

Tenemos un área cultural que engloban todas las tradiciones de nuestra tierra. La literatura y los numerosos talleres hacen que esta área sea una de las más importantes. Recordemos el Grupo de Coros y Danzas que viene a ser el alma de nuestra Casa, aunque sin quitarle méritos a otras actividades como el Belén Viviente, el Encuentro Nacional de Encajeras o la Cena de Convivencia y Entrega de Premios, Feria Arte de Extremadura, exposiciones y excursiones…

También contamos con un Área Social (Servicio Social y Familiar), donde los temas que tratamos son de gran interés: mujer, mayores, infancia y salud, voluntariado, asesoramiento psicosocial, apoyo escolar, estudios, investigaciones… Luego cada grupo tiene sus propios talleres.

Luego tenemos el Área de Publicaciones que cuenta con la Revista Extremadura en Getafe, libros de autores extremeños, biblioteca, exposiciones… y con esta entrevista ponemos en marcha la sección «Noticias» dentro de la web de la Casa de Extremadura.

Además, realizamos numerosas actividades y algunas las hacemos dentro de un acuerdo que tenemos con las diez asociaciones y ocho municipios que tenemos firmado convenios de colaboración. Y por supuesto, participamos en las Fiestas patronales con caseta de feria y el día de las comunidades, en carnavales, en el encuentro de villancicos…

-Si te tuvieras que quedar con solo una cosa de Extremadura, ¿qué sería?

Mi fe siempre ha estado en las personas. El objetivo de nuestra programación son las personas. Su educación, su cultura y la prestación de servicios que puedan contribuir a ser más felices. Por tanto, me quedo con su gente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.